Skip links

NIÑOS DE 5 A 11 AÑOS VACUNAS CONTRA EL COVID-19

Los ensayos clínicos exhaustivos realizados en más de 4,500 niños de entre 5 y 11 años demuestran que la vacuna contra el COVID-19 es segura y eficaz en este grupo de edad, produciendo una fuerte respuesta de anticuerpos en los niños que recibieron la vacuna.

Hay evidencia consistente y real de la seguridad y efectividad de la vacuna. La vacuna se ha administrado de forma segura a millones de jóvenes desde que se autorizó para los jóvenes de 16 años en adelante en diciembre de 2020 y para los de 12 años en adelante en mayo de 2020.

Sí. Los niños son susceptibles a sufrir complicaciones graves por el virus y les beneficiará la protección que ofrece la vacuna contra el COVID-19. Los niños también pueden contagiar a otras personas con el virus, incluso los miembros más vulnerables de nuestra familia y comunidad, como los abuelos y las personas con sistemas inmunitarios comprometidos. Además, los estudios sobre anticuerpos indican que los niños también se infectan con la misma frecuencia que los adultos.

Vacunar a nuestros jóvenes elegibles los protege contra el virus de COVID-19, ayuda a mantener nuestras escuelas y comunidades seguras, y protege a nuestros seres queridos que tienen mayor riesgo de enfermedad grave o muerte.

Las familias con niños de 5 a 11 años ya pueden proteger a sus hijos contra el COVID-19 por medio de la autorización de uso de emergencia de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de una dosis más baja de la vacuna de Pfizer-BioNTech y la recomendación del Comité Asesor sobre Prácticas de Inmunización de los CDC para su uso en niños de 5 a 11 años. También fue revisada y aprobada por el Grupo de Trabajo de Revisión de la Seguridad Científica de los Estados Occidentales. La vacunación de los niños de 5 a 11 años representa un punto de inflexión importante en nuestra lucha contra el COVID-19 y nos acercamos a conseguir una protección familiar completa contra este virus mortal.

Los niños de 5 a 11 años son elegibles AHORA para recibir la vacuna contra el COVID-19. Por favor llame al (855) 922-6325 para programar una cita para su hijo hoy.

Los niños y adolescentes de 5 años y mayores necesitan el permiso de uno de sus padres o de su tutor legal para ser vacunados. Las familias pueden llamar al (855) 922-6325 para averiguar las formas aceptables de autorización, incluso el permiso en persona, una nota escrita firmada o una llamada telefónica con permiso verbal.

Las medidas de seguridad de California para el K-12 -incluyendo el enmascaramiento universal en el interior, sólidas medidas de prueba y un riguroso rastreo de contactos- han frenado con éxito la propagación de COVID-19 en nuestras escuelas.

Las vacunas son la forma de frenar la propagación del COVID-19 y acabar con la pandemia. La vacuna contra el COVID-19 proporciona una excelente protección y permite que los alumnos totalmente vacunados permanezcan en la escuela y eviten la interrupción de la educación en persona.

Los ensayos de la vacuna contra el COVID-19 se iniciaron con poblaciones mayores de edad y más vulnerables y luego se extendieron a edades más jóvenes. Este enfoque de elegibilidad por fases permite establecer un equilibrio entre la necesidad de seguridad y la rapidez. Los ensayos clínicos exhaustivos realizados en más de 4,500 niños de entre 5 y 11 años y los millones de vacunados hasta la fecha demuestran que la vacuna contra el COVID-19 es segura y eficaz en este grupo de edad, y ha resultando en una fuerte respuesta de anticuerpos en los niños que recibieron las vacunas.

Sí. Es muy importante que los niños con enfermedades crónicas se vacunen contra el COVID-19. Muchas condiciones y enfermedades crónicas aumentan el riesgo de una enfermedad grave. Las reacciones alérgicas a la vacuna contra el COVID-19 son raras y muy pocas personas han tenido reacciones adversas graves. Pero – si su hijo tiene reacciones alérgicas a la vacuna de la gripe u otras alergias graves, debe informar a su médico antes de recibir la vacuna contra el COVID-19.  

Los padres o tutores deben consultar al médico de su hijo para informarle de cualquier preocupación – incluso las enfermedades crónicas o las reacciones alérgicas previas – antes de la vacunación. Si tiene alguna otra pregunta, llame hoy mismo al (855) 922-6325.

La vacuna contra el COVID-19 para niños de 5 a 11 años contiene una dosis más pequeña (un tercio) que se ha administrado de forma segura a millones de jóvenes desde que se autorizó para los jóvenes de 16 años en adelante en diciembre de 2020 y para los de 12 años en adelante en mayo de 2020.

La dosis de la vacuna 5-11 de Pfizer es de dos dosis de 10 microgramos (mcg) administradas con 21 días de diferencia. Esta dosis es un tercio de la dosis para adolescentes y adultos de dos dosis de 30 mcg. Los ensayos clínicos demostraron una sólida respuesta de anticuerpos y resultados de seguridad favorables en niños de 5 a 11 años que recibieron el régimen de dos dosis.

Actualmente no. En este momento, los refuerzos sólo se recomiendan para los adultos.

Después de la vacunación contra el COVID-19, algunos niños – como los adultos – pueden tener algunos efectos secundarios leves como dolor, dolor de cabeza, fiebre, escalofríos. Estos son signos normales de que su cuerpo está creando inmunidad y, aunque pueden afectar a la capacidad de su hijo para realizar sus actividades diarias, deberían desaparecer en unos días. Algunas personas no tendrán ningún efecto secundario. Los riesgos de COVID-19 sobrepasan los posibles efectos secundarios leves de la vacuna.

California administra las vacunas con las estrategias establecidas en el Plan de Acción de Vacunas COVID-19 del estado. El estado aprovechará la infraestructura y las asociaciones existentes que se utilizan actualmente para administrar las vacunas para niños de 12 años en adelante. Esto incluye trabajar en conjunto con los departamentos de salud locales, las escuelas, los socios de la comunidad y otros para administrar las vacunas de manera segura y justa a través de las clínicas móviles y puntos de vacunación en las comunidades más afectadas del estado. Nuevamente, si tiene alguna pregunta, llame al (855) 922-6325.

Hay muchas maneras de vacunar a sus hijos elegibles, ya sea por medio de una cita o visitando una clínica sin cita previa. Puede visitar www.andalequeesperas.com o llamar al (855) 922-6325 para programar una cita para su hijo hoy mismo.

Los niños son susceptibles de sufrir complicaciones graves a causa del virus COVID-19 y se beneficiarán de la protección eficaz que ofrece la vacuna. La vacuna de Pfizer-BioNTech se considera segura para los niños de 5 a 11 años. Se ha administrado de forma segura a millones de jóvenes desde que se autorizó para las edades de 16 años en adelante en diciembre de 2020, y para las edades de 12 años en adelante en mayo de 2020.

Las vacunas contra el COVID-19 han sido sometidas a extensos ensayos clínicos y a la revisión de seguridad más intensa de la historia de los Estados Unidos. La tecnología en la que se basa la vacuna de COVID-19 de ARNm no es nueva. Los investigadores llevan décadas estudiando y trabajando con vacunas de ARNm. Esto ha permitido a los productores de vacunas dar un salto adelante y desarrollar rápidamente la vacuna contra el COVID-19.

Sí, los médicos y los científicos recomiendan que los niños y los adolescentes a partir de los 5 años se vacunen, incluso si han tenido COVID-19. No sabemos por cuánto tiempo alguien está protegido de enfermarse después de recuperarse del virus. Y no sabemos si la inmunidad desarrollada contra una cepa proporciona suficiente protección contra las nuevas variantes.

Actualmente no hay pruebas de que ninguna vacuna, incluso las de COVID-19, cause problemas de fertilidad femenina o masculina. No se ha reportado ninguna pérdida de fertilidad en los ensayos clínicos de COVID-19 – o en los millones de personas que han recibido la vacuna desde entonces. Las vacunas contra el COVID-19 son seguras y eficaces, y no se han detectado problemas relacionados con el crecimiento y desarrollo durante los ensayos clínicos en niños de 5 a 11 años, ni ninguno que se haya manifestado en los ensayos en curso con niños de tan sólo seis meses.

De hecho, la vacunación permite que nuestros jóvenes vuelvan a hacer las cosas que favorecen su desarrollo, como el aprendizaje en la escuela, la socialización y los deportes.

Los expertos en inmunización del país analizan todos los informes relativos a cualquier posible efecto secundario grave relacionado con la vacuna contra el COVID-19. Por ejemplo, se han reportado casos raros de inflamación del músculo del corazón llamados miocarditis y pericarditis – generalmente una semana después de recibir la segunda dosis de la vacuna ARNm. Los casos han ocurrido generalmente en adultos jóvenes, hombres y personas con ciertas condiciones médicas o procedimientos médicos recientes. Por el contrario, la enfermedad COVID-19 puede causar una miocarditis más grave que los casos observados raramente después de la inmunización.

Estos son casos raros y de corta duración. El riesgo es bajo, y los afectados suelen recuperarse rápidamente. Algunas personas han requerido tratamiento, mientras que otras no. La mayoría de los casos son leves. Sin embargo, la enfermedad COVID-19 puede tener efectos a largo plazo, por eso la vacunación es de vital importancia.

Sí, los californianos vacunados deben seguir usando mascarillas en las escuelas para protegerse a sí mismos y a los demás. El enmascaramiento universal, combinado con las medidas de vacunación y el acceso a pruebas periódicas, ha sido claves para el éxito de estado en mantener a las escuelas abiertas, resultado en que California represente menos del 1% de todos los cierres de escuelas a nivel nacional, a pesar de educar a 12% de los estudiantes en las escuelas públicas del país.

Ahora no es el momento de bajar la vigilancia, especialmente cuando se acercan los meses de invierno. La vigilancia continua es fundamental para la protección contra el COVID-19. Esto es especialmente importante para las escuelas, donde muchos niños están empezando a vacunarse.

Los requisitos de vacunación en las escuelas establecidos por la normativa, no por la legislación, están sujetos a exenciones por creencias personales. Sin embargo, entre más vacunas lleguen a los brazos de los californianos elegibles, más podremos detener la propagación, reducir el grupo de personas vulnerables al COVID-19 y mantener nuestras escuelas y comunidades seguras. Agregar a los niños de 5 a 11 años significa que podemos vacunar a 9% más de la población de nuestro estado que sigue siendo vulnerable a la COVID-19.

Los californianos elegibles deben vacunarse lo más pronto posible. Las vacunas para los niños de 5 a 11 años ya están disponibles, justo a tiempo para que las familias fortalezcan su protección contra el COVID-19. 

La vacuna de Pfizer-BioNTech es una serie de dos dosis que se administran con 21 días de diferencia. La protección completa contra COVID-19 puede tardar hasta 2 semanas después de la segunda dosis. Los niños también pueden recibir la vacuna contra la gripe en la misma cita que la vacuna contra la COVID-19.

La forma de vacuna de ARNm, o ARN mensajero, ayuda que nuestras células a fabricar una «proteína de punta» del virus para activar una respuesta inmunitaria en el sistema. No cambia nuestro ADN o ARN. La tecnología utilizada para fabricar estas vacunas se ha desarrollado durante los últimos 20 años. El ARN mensajero se ha estudiado por más de una década por su eficacia en la gripe, el Zika, la rabia y nuevos tratamientos contra el cáncer. Pfizer y Moderna están fabricando este tipo de vacunas para ayudarnos a controlar este crisis de salud pública de forma segura y eficaz.

La siguiente información fue obtenida del Departamento de Salud Pública de California.