Skip links

MITOS Y REALIDADES

La información precisa sobre las vacunas es fundamental y puede ayudar a combatir los mitos y rumores comunes. Puede ser difícil identificar cuáles fuentes de información son confiables. Antes de tomar en cuenta información del internet sobre las vacunas, asegúrate que la información viene de una fuente creíble y que la actualizan con frecuencia. Aprende más sobre cómo encontrar información confiable sobre las vacunas.

Las vacunas han sido probadas en más de 40,000 voluntarios, con síntomas leves, muy similares a los de la vacuna contra la influenza. La FDA continuará monitoreando de cerca cualquier cambio en los efectos secundarios o recomendaciones. En este momento, con la información que tenemos, las vacunas han sido evaluadas y pueden comenzar a protegernos a nosotros y a nuestra comunidad contra el COVID-19. Con relación a la vacuna J&J, las mujeres menores de 50 años de edad deben ser conscientes del riesgo poco común de que se formen coágulos sanguíneos con plaquetas bajas después de la vacunación.

Sí. Las vacunas están disponibles en California para cualquier persona mayor de 12 años que quiera vacunarse. Esto se extenderá a los niños más pequeños una vez que la FDA/los CDC las aprueben.

No. Ninguna de las vacunas del COVID-19 actualmente en desarrollo en los Estados Unidos usa el virus vivo que causa el COVID-19. El objetivo de cada una de estas vacunas es enseñar a nuestro sistema inmune cómo reconocer y combatir el virus que causa el COVID-19. A veces, este proceso puede provocar síntomas, como fiebre. Estos síntomas son normales y son una señal de que el cuerpo está desarrollando inmunidad y está aprendiendo a combatir la vacuna. Por lo general, el cuerpo tarda algunas semanas en desarrollar inmunidad después de recibir la vacuna. Eso significa que es posible que la persona se infecte con el virus que causa el COVID-19 justo antes o justo después de la vacunación y se enferme. Esto se debe a que la vacuna no ha tenido suficiente tiempo para brindar protección.

Debido a los graves riesgos para la salud asociados con el COVID-19 y al hecho de que es posible una reinfección con el COVID-19; se les puede recomendar a las personas que se vacunen contra el COVID-19 incluso si han estado enfermas con el COVID-19 antes.

Por lo general, el cuerpo tarda algunas semanas en desarrollar inmunidad después de vacunarse. Eso significa que es posible que una persona se infecte con el virus que causa el COVID-19 justo antes o justo después de haberse vacunado y se enferme. Esto se debe a que la vacuna no ha tenido suficiente tiempo para ofrecer protección.

Sí. Las personas vacunadas aún podrían portar y propagar el virus, por lo tanto deben continuar usando cubrebocas, lavarse las manos con frecuencia y distanciarse socialmente hasta que la mayoría de la población esté vacunada.

Nada. La vacuna del COVID-19 es completamente gratis y accesible para todos. Llama 1-844-ANDALE-1 (1-844-263-2531) para programar una cita hoy.

No. Las vacunas están disponibles en California para cualquier persona de 12 años o más que quiera una. Esto se expandirá a los niños más pequeños cuando el FDA / los CDC las aprueben.

No. No pedirán documentos de ciudadanía cuando recibas la vacuna.

Contar con al menos una dosis de las vacunas Pfizer o Moderna brinda cierta protección contra esta variante, pero solo aquellos que han recibido las dosis completas están bien protegidos contra la variante Delta. Además, no se está completamente vacunado hasta que hayan pasado 2 semanas desde la última dosis.

Es normal que un virus se transforme y cambie con el tiempo. A veces, estas nuevas variantes surgen y desaparecen. Otras veces, surgen nuevas variantes que se quedan. Se han documentado nuevas variantes y cepas del virus que causa COVID-19 en Estados Unidos, Reino Unido, África del Sur y Brasil. Hasta ahora, los estudios sugieren que la vacuna del COVID-19 es eficaz para protegerte de estas nuevas variantes. Los científicos y los doctores continúan estudiando los efectos. Continuar el distanciamiento físico, el uso de cubrebocas, la higiene de las manos y el aislamiento y la cuarentena cuando hay exposición al COVID-19, es esencial para limitar la propagación del virus que causa el COVID-19 y proteger la salud pública.

No. Las vacunas del COVID-19 no cambian ni interactúan con tu ADN de ninguna manera. Las vacunas ARNm y viral vector contra el COVID-19 entregan instrucciones (material genético) a nuestras células para comenzar a crear protección contra el virus que causa el COVID-19. Sin embargo, el material nunca entra en el núcleo de la célula, que es donde se guarda nuestro ADN. Obten más información sobre el ARNm y las vacunas del vector viral del COVID-19.

No hay información en este momento que relacione el riesgo de infertilidad con el COVID-19. Consulta el sitio web de los CDC para más información. Si bien la inscripción para participar en el ensayo de la vacuna excluyó a las personas embarazadas, varias personas quedaron embarazadas durante el ensayo. Tampoco tenemos ninguna otra vacuna que te haga infértil.

Sí. Si estás tratando de quedar embarazada o quieres quedar embarazada en el futuro, aún puedes recibir la vacuna del COVID-19 cuando esté disponible para tí. Actualmente no hay evidencia de que la vacuna del COVID-19 cause ningún problema con el embarazo, incluyendo el desarrollo de la placenta. Además, no hay evidencia de que problemas de fertilidad en mujeres o en hombres sean un efecto secundario de ninguna vacuna, incluso las vacunas del COVID-19.

No. Tu ciclo menstrual no puede ser afectado por estar cerca de alguien que recibió una vacuna del COVID-19. Muchas cosas pueden afectar los ciclos menstruales, incluso el estrés, cambios en tu horario, problemas con dormir y cambios en la dieta o ejercicio. Las infecciones también pueden afectar los ciclos menstruales.

En este momento, los expertos no saben cuánto tiempo la persona estará protegida de volverse a enfermar, después de recuperarse del COVID-19. La inmunidad que alguien obtiene al tener una infección, llamada inmunidad natural, varía de una persona a otra. Alguna evidencia preliminar sugiere que posiblemente la inmunidad natural no dure mucho.

No. Las vacunas no causarán que recibas un resultado positivo en las pruebas virales, que se utilizan para ver si tienes en ese momento una infección. Si tu cuerpo desarrolla una respuesta inmune, que es el objetivo de la vacunación, existe la posibilidad de que obtengas un resultado positivo en algunas pruebas de anticuerpos. Las pruebas de anticuerpos indican que tuviste una infección previa y que puedes tener algún nivel de protección contra el virus. Actualmente, los expertos están analizando cómo la vacuna del COVID-19 puede afectar los resultados de las pruebas de anticuerpos.

No. El gobierno federal no exige (requiere) la vacunación para las personas. Además, los CDC no mantienen ni monitorean los registros de vacunación de las personas. El que un gobierno o empleador estatal o local, por ejemplo, pueda requerir u ordenar la vacunación contra el COVID-19 es una cuestión de ley estatal u otra ley aplicable.

Sí. Si bien los expertos conocen más sobre la protección que brindan las vacunas del COVID-19 en condiciones de la vida real, será importante que todos sigan utilizando todas las herramientas disponibles para ayudar a parar esta pandemia: cúbrete la boca y la nariz con un cubrebocas, lávate las manos con frecuencia y manténte al menos a seis pies de distancia de los demás.

Sí. Si bien los expertos conocen más sobre la protección que brindan las vacunas del COVID-19 en condiciones de la vida real, será importante que todos sigan utilizando todas las herramientas disponibles para ayudar a parar esta pandemia: cúbrete la boca y la nariz con un cubrebocas, lávate las manos con frecuencia y manténte al menos a seis pies de distancia de los demás. Visita el sitio web de los CDC para conocer las pautas recientes sobre el uso del cubrebocas.

Todos deben seguir siguiendo las reglas y regulaciones locales y estatales, que pueden haber cambiado o no desde que los CDC publicaron nuevas recomendaciones. Además, todos deben cumplir con las prácticas de las empresas que continúan requiriendo cubrebocas. Esto es particularmente importante en entornos de interior donde las personas vacunadas y no vacunadas pueden interactuar. Si bien muchos gobiernos locales y estatales, lugares de trabajo y empresas actualizaron sus políticas de cubrebocas desde que los CDC emitieron sus nuevas recomendaciones, otros no lo han hecho, y otros aún pueden esperar orientación adicional de los CDC.

La guía sobre el uso de cubrebocas no ha cambiado para las personas no vacunadas o las personas parcialmente vacunadas, que deben seguir usando un cubrebocas y mantener la distancia social, especialmente en interiores o en entornos exteriores con mucha gente. Para proteger a sus amigos, familiares y comunidad, las personas no vacunadas de 2 años o más deben usar un cubrebocas bien ajustada en entornos públicos y cuando estén cerca de personas que no viven en su hogar. Las personas no vacunadas no necesitan usar un cubrebocas al aire libre si practican el distanciamiento social o cuando están en pequeñas reuniones al aire libre donde todos los demás huéspedes están completamente vacunados. No está completamente vacunado hasta que hayan pasado dos semanas desde su segunda dosis de la vacuna Moderna o Pfizer o desde su única dosis de la vacuna Johnson & Johnson.

Si está completamente vacunado, lo que significa que han pasado dos semanas desde su segunda dosis de la vacuna Moderna o Pfizer o desde su única dosis de la vacuna Johnson & Johnson, tiene un riesgo muy bajo de contraer COVID-19 o contagiarlo a otras personas. . Puede reanudar sus actividades normales sin usar un cubrebocas, con algunas excepciones notables. Por ejemplo, las personas completamente vacunadas deben seguir usando cubrebocas en entornos de atención médica, refugios para personas sin hogar, instalaciones correccionales, transporte público y aviones. Además, las personas vacunadas deben seguir siguiendo las regulaciones locales y estatales, incluidas las empresas individuales (como tiendas minoristas y restaurantes) y los requisitos del lugar de trabajo, que pueden diferir de las pautas de los CDC según los escenarios locales y las tasas de transmisión.

Si bien las vacunas COVID-19 son altamente efectivas, ninguna vacuna proporciona 100% de inmunidad. Aún cuando cuentan con material de orientación nuevo que sigue evolucionando, las personas completamente vacunadas pueden tomar la decisión personal de continuar usando un cubrebocas en función de su propia evaluación de riesgos y preferencias. Aquellos con ciertas condiciones médicas, como inmunosupresión, deben consultar a sus doctores sobre la continuación del uso de cubrebocas y otras medidas de protección.

Para detener una pandemia, es necesario utilizar todas las herramientas disponibles. Las vacunas trabajan con tu sistema inmune con el fin de que tu cuerpo esté listo para combatir el virus si estás expuesto. Otros pasos, como cubrirse la boca y la nariz con un cubrebocas, y mantenerse al menos a 6 pies de distancia de los demás, ayudan a reducir la posibilidad de exponerse al virus o a propagarlo a otras personas. Juntos, la vacunación contra el COVID-19 y el seguir las recomendaciones de los CDC para protegerte y proteger a los demás ofrecerán la mejor protección contra el COVID-19. Es importante entender que incluso si nos ponemos la vacuna (COVID-19, influenza u otras), debemos tratar de evitar la exposición. Esto es clave para disminuir la capacidad del virus de vivir en nosotros (no enfermarnos) y de transferirlo a otra persona.

Las vacunas Pfizer y Moderna contra el COVID-19 necesitan dos inyecciones. La primera inyección comienza a producir la protección. Se necesita una segunda inyección semanas después (conocida como refuerzo) para crear la mayor protección que la vacuna puede ofrecer. Ambas inyecciones son necesarias para que sean completamente efectivas. La vacuna J&J sólo necesita una inyección.

Sí. Los CDC establecen que se pueden administrar vacunas adicionales (incluidas las vacunas infantiles y las vacunas contra la influenza) el mismo día o dentro de los 14 días posteriores a la vacuna del COVID-19.

En este momento, no existe ninguna contraindicación específica en contra de la vacunación. Consulta el sitio web de los CDC.

Si sufres de alergias, los CDC recomiendan que consultes a tu doctor antes de recibir la vacuna del COVID-19. Visita el sitio web de los CDC para obtener más información.

Según los CDC, las vacunas del COVID-19 se pueden administrar a la mayoría de las personas que ya sufren otras condiciones médicas. Esta información tiene como objetivo ayudar a las personas de los siguientes grupos a tomar una decisión informada acerca de recibir la vacuna del COVID-19.

Antes de la aprobación de la FDA, las vacunas del COVID-19 se evaluaron en muchos miles de pacientes primero llevando acabo ensayos clínicos. Los ensayos clínicos son programas de investigación supervisados cuidadosamente que se llevan a cabo con pacientes para ver si un nuevo medicamento o tratamiento médico es efectivo. Los ensayos se llevaron a cabo de acuerdo con las normas estrictas establecidas por la FDA en junio de 2020. La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) proporcionó una Autorización de Uso de Emergencia (EUA) para usar las vacunas porque la investigación mostró que las vacunas son muy efectivas en la prevención del COVID-19 en adultos. Se demostró que los hallazgos de la investigación en los ensayos de la vacuna del COVID-19 tienen efectos secundarios mínimos y son altamente efectivos en la prevención del COVID-19 en adultos.

Los CDC y la FDA han recomendado que el uso de la vacuna del COVID-19 Janssen (J&J/Janssen) de Johnson & Johnson se reanude en los Estados Unidos, a partir del 23 de abril de 2021. Sin embargo, las mujeres menores de 50 años deben ser especialmente conscientes del riesgo poco común de coágulos de sangre con plaquetas bajas después de la vacunación, y que hay otras vacunas del COVID-19 disponibles en las que no se ha observado este riesgo. Si recibiste la vacuna J&J/Janssen, necesitas saber esto. Lee la declaración CDC/FDA al respecto.

Los síntomas pueden incluir fuerte dolor de cabeza, dolor abdominal, dolor en las piernas o dificultad para respirar durante las tres semanas después de recibir la vacuna.

Llama al centro de la campaña al (855) YA-ANDALE / (855) 922-6325 para más información.

Te pedimos que consultes los sitios web de Pfizer, Moderna y J&J para más información.

Las personas que han recibido rellenos para la piel podrían desarrollar hinchazón en o cerca del sitio de inyección del relleno. Después de recibir las vacunas Moderna o Pfizer COVID-19, comunícate con tu proveedor médico si desarrollas hinchazón en o cerca del sitio de inyección del relleno, generalmente en la cara o los labios.

Los CDC y la FDA animan al público a que reporten los posibles efectos secundarios (llamados eventos adversos) al Sistema de Notificación de Eventos Adversos a las Vacunas (VAERS, por sus siglas en inglés). Este sistema nacional recopila estos datos para buscar eventos adversos inesperados, que parecen ocurrir con más frecuencia de lo esperado o tienen patrones de ocurrencia extraños. 

Conoce la diferencia entre el efecto secundario de la vacuna y un evento adverso. Los reportes que se envían a VAERS ayudan a los CDC a  monitorear la seguridad de las vacunas. La seguridad es la principal prioridad. Los proveedores de atención médica deberán informar a VAERS sobre ciertos eventos adversos después de la vacunación. Los proveedores de atención médica también deben cumplir con los requisitos de notificación de seguridad que se agreguen, de acuerdo con las condiciones de uso autorizado de la FDA durante toda la duración de cualquier Autorización de Uso de Emergencia; estos requisitos se publicarán en el sitio web de la FDA.

 Los CDC también están implementando una nueva herramienta llamada v-safe disponible en teléfonos celulares smartphones, para checar la salud de las personas después de recibir la vacuna del COVID-19. Cuando te vacunes, también deberías recibir una hoja de información de v-safe que te indique cómo inscribirte en v-safe. Si te inscribes, recibirás mensajes de texto regulares que te dirigen a encuestas, en donde puedes informar cualquier problema o reacciones adversas que tengas después de recibir la vacuna del COVID-19.

No todo el mundo experimentará efectos secundarios después de la vacuna. Si tienes dolor o malestar, habla con tu doctor sobre la posibilidad de tomar un medicamento que no necesita receta médica, como ibuprofeno, acetaminofén (Tylenol), o analgésicos.

La miocarditis es la inflamación del músculo del corazón, y la pericarditis es la inflamación del revestimiento exterior del corazón. Los síntomas son los siguientes: dolor de pecho, dificultad para respirar y latidos cardíacos anormales (rápidos, agitados o fuertes). Han habido casos de hombres jóvenes, de 16 años o más, que contrajeron miocarditis y pericarditis después de la segunda dosis de la vacuna contra COVID-19, ya sea Pfizer o Moderna. La mayoría de los pacientes que recibieron atención médica mejoraron rápidamente.

Pese a esto, los CDC recomiendan la vacuna del COVID-19 para cualquiera que tenga 12 años cumplidos o más, por que los beneficios superan los riesgos, incluidos los de la miocarditis o pericarditis como posibles efectos secundarios.

El síndrome de Guillain-Barré es un desorden neurológico que daña las células nerviosas y causa debilidad muscular en algunas personas que han recibido la vacuna de Janssen COVID-19. De las 12.8 millones de personas que han sido vacunadas con Janssen, de solo 100 de ellas se sospecha que han contraído este síndrome.